Carlos Aladro, el director
Carlos Aladro

Carlos Aladro

De familia proveniente del mundo de las letras —su padre, Carlos Luis Aladro fue Premio Nacional de Teatro Infantil, y su madre, Julia Arroyo, periodista— y licenciado en Interpretación y Dirección de Escena por la RESAD —que le becó para estudiar en el Reino Unido, además de realizar numerosos cursos y seminarios—, Carlos Aladro es actor y director de teatro. Complementó su formación con talleres impartidos en el marco de la Unión de los Teatros de Europa (UTE) y de la Michael Chejov Association (MICHA) así como en La Abadía, teatro al que está vinculado como ayudante de dirección artística.

En La Abadía debutó como director con Garcilaso, el cortesano, un trabajo galardonado por la ADE con el Premio José Luis Alonso 2004 para jóvenes directores. En 2005 dirigió Terrorismo de los Hermanos Presnyakov; y en 2007, La ilusión, el libre acercamiento de Tony Kushner a L’illusion comique de Corneille.

Fuera de La Abadía dirigió, en Madrid, Huecos de Julián Quintanilla, que en el Maratón de Teatro Joven de la Comunidad de Madrid 2001 obtuvo el Premio a la Mejor Dirección de Escena; Desde Toledo a Madrid de Tirso de Molina; y, con su propia compañía Teatro en Tránsito, El cuerdo loco de Lope de Vega. A raíz de su participación como ayudante de dirección de Luis Miguel Cintra en Comedia sin título en La Abadía, el Teatro da Cornucópia de Lisboa le invitó a dirigir El constructor Solness de Ibsen (otoño 07) y en el mismo teatro presentó recientemente De hombre a hombre de Manfred Karge (otoño 08).

Como ayudante de dirección trabajó con José Luis Gómez en Mesías de Berkoff; Defensa de dama de Carmona/Hinojosa; Memoria de un olvido, sobre textos de Cernuda; Francomoribundia, lectura dramatizada de la novela de Cebrián; El Rey se muere de Ionesco; e Informe para una Academia de Kafka. También colaboró con Hansgünther Heyme en la puesta en escena de El Rey Lear, así como con la compañía Animalario, junto a Andrés Lima, en El fin de los sueños de Alberto San Juan.

En calidad de actor pudimos verle en, entre otros, La estrella de Sevilla (Compañía Nacional de Teatro Clásico) y El Rey Lear (Producciones Andrea D’Odorico), ambos dirigidos por Miguel Narros, El examen de maridos, bajo la dirección de Vicente Fuentes, y La vida es sueño en la puesta en escena de Ariel García Valdés.








A %d blogueros les gusta esto: